miércoles, mayo 17, 2006

Y cómo fue??

Pues ya más recuperado de la desvelada hospitalaria procedo a contar los hechos que acaecieron el Lunes 15 de Mayo en el INR . Tenía que estar alrededor de las 7 am para internarme y preparar todo para la cirugía, así que me desperté temprano sin posibilidad alguna de aplicar el clásico 5 minutos más, me bañé, rasuré media pierna (por cierto se sentía super suave mi piel), no desayuné por ser un requisito para la cirugía y llegué al hospital sin contratiempos.
Estando ya plácidamente instalado en mi cama me preguntaron: Y sus estudios??? p´ta Madre los olvidé... mi hermano tuvo que salir en friega a la casa por ellos y mientras tanto me prepararon para la cirugía, eso me estresó un poco pero afortunadamente llegó con los estudios antes de pasar a quirófano. Pasé al área prequirúrgica con tranquilidad, las luces en el elevador se ven muy diferentes al ir acostado en una camilla como bien me percaté. Ya en el área quirúrgica me explicaron el procedimiento anestésico a realizar y pedí estar despierto durante la cirugía, la doctora me explicó que me darían un medicamento para relajarme antes de anestesiar la pierna y debo decir que el Midazolam se la rifa, en menos de 3 segundos ya estaba noqueado con una percepción alterada de la realidad (yeah!!). Empezó la cirugía y de repente me desorientaba, de repente estaba alerta y platicando de repente estaba medio dormido y así se me pasó volando la hora que duró la cirugía. Todo bien hasta entonces, conocí al fragmento óseo que me estuvo molestando los últimos meses y lo envié directo a los residuos biológicos!!
Saliendo de la cirugía me sentía a todo dar... a excepción que no podía mover ni sentir nada por debajo de la ingle izquierda, se siente raro de verdad... A esas alturas del día ya tenía hambre y me esperaba una fabulosa dieta líquida en mi cama.
Me pasó a visitar mi familia y algunos amigos, terminó el horario de visitas y yo seguía tratando de mover mis dedos sin éxito alguno, pasó la noche con el inconveniente de no poder pararme de la cama pero con la gran ayuda de las enfermeras todo fue miel sobre hojuelas.
Al otro día estaba todo inquieto por salir de ahí, llegaron más visitas, la visita médica confirmó el alta, el doctor me explicó todo lo que habría que hacer para tener una evolución favorable y siendo aproximadamente las 13 hrs salí del hospital con una pierna hinchada sin dolor, usando una bota inmovilizadora, un par de muletas y agradeciendo a todo el personal que amablemente me brindó su atención.
Ahora ya en mi casa todo bien, inquieto, ocupado en el oficio de dominar el par de muletas, tratando de descansar, aplicándome en mi terapia y cansado de no hacer nada.

1 comentario:

Tu PaDrOtE dijo...

Ahora sí que te saliste del closet con eso de que la piel de tu pierna rasurada se sentía muy suave, pinche puto, hasta que te delatas, ni modo wy, era un secreto a voces pero ya lo confirmaste, jeje... Saludos y que todo siga chido con el tobillo.