viernes, enero 02, 2009

El 2008 no duró ni para el arranque

Una vez pasada la euforia de las fiestas, buenos deseos, falsos deseos, felices navidades, años viejos/nuevos y anexas regreso a esta interfase electrónica. La buena noticia es que las cervezas de la cena del 24 no se reventaron, me las pude tomar y lo más importante: no tuve que limpiar el refri.

Estoy disfrutando la comida casera, instalado en la fiaca y ganando peso de una forma brutal, creo que el regreso a la realidad será difícil, pero factible. Se avecina un año cabrón, pero para cabrón nada mejor que cabrón y medio. 

Se avecina un período de mucho trabajo, pesos escasos, pero a la vez lleno de retos y aprendizaje, será un año en el que habrá al menos dos decisiones de suma importancia para mi futuro, además creo que es tiempo de cambiar el encabezado del blog, el diseño y patrañas relacionadas.

Por acá ando, buena vibra a todos.

7 comentarios:

Libradita dijo...

Feliz año Garash, suerte con las decisiones

Gurisa dijo...

Se viene el cambio, siiiiiiiiiiii!!!


Feliz año!!! (y a tomar buenas decisiones, eh??)

Real-X dijo...

esas chelas bien heladas y sin reventar te debieron haber sabido a gloria, no queda de otra que seguirle dando duro a todos tus compromisos, me intrigan esas dos decisiones...

un abrazo

Kix dijo...

Ay, no menciones lo de la ganada de peso, que yo necesito calzador para entrar en mis jeans!!!

A empezar dieta, ni pex :-(

Lord Maese Darth Chelerious dijo...

un año nuevo es como un cuaderno con todas sus hojas blancas y lisas. lástimas que haya codos rozando el tintero. -mafalda-

Garash dijo...

Libradita: Gracias por los buenos deseos, igualmente para ti y tu familia.

Gurisa: Feliz año, lo mejor para tí. Ya les contaré de las decisiones.

REAL: Esas chelas estuvieron al puro pedal, luego te cuento lo de este año -bueno a todos.

Kix: La onda es usar pants este mes, jajaja. Un abrazo.

LMDC: Cuanta belleza en tanta ingenuidad, un abrazo.

aline dijo...

Y yo por acá.
Te mando un abrazo, mi muy querido becerro.
Yo te quiero, amigo.
Todas, todas, todas las bendiciones para mi pequeño gran garash.