jueves, marzo 11, 2010

Sorpresa, no hay nada nuevo.

Hoy fui sorprendido a media tarde, fui testigo de la alegría de alguien más, de su júbilo por un resultado positivo, por la emoción auténtica y la forma en la que expresó su dicha por un hecho
medianamente esperado, tal vez ni siquiera tan grandioso.

Y me quedé pasmado tratando de recordar cuando fue la última vez que dí un pequeño brinco y me emocioné por así por cualquier cosa... no lo recordé. Tampoco pude encontrar el momento en que me convertí en un cabrón que se emociona poco por algo que le pasa.

Aunque creo que no todo está perdido, recordé un momento en la playa que me hizo sonreír.



1 comentario:

Ángela dijo...

A mí me gusta tu header...

Empezaré a acosarte por teléfono, así si no te sorprendes al menos tendrás miedo [duh! chiste tonto]

Lo de la playa me hizo sonreír a mi también, no todo está perdido :)